Mostrar
Mostrar

Agenda

Actualidad

Más de un siglo de telefonía en Diputación con la colección de Fco. Page

Imagen $htmlUtil.escape($title)

"Como la comunicación no hay nada". Esta frase, a modo de lema, viene a resumir la pasión de Francisco Page Collados, que le ha llevado a reunir prácticamente a lo largo de su vida una impresionante colección de telefonía con cerca de 400 artículos, entre teléfonos fijos, teléfonos móviles, buscapersonas, teléfonos de campaña, centralitas telefónicas, laboratorios de telecomunicaciones e instrumental específico. Una colección con más de un siglo de historia de la telefonía que ya se puede disfrutar, al menos en parte, en el Salón de Actos del Palacio Provincial con una exposición compuesta por más de 160 objetos y que ha sido inaugurada este viernes por el presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, junto al diputado de Cultura, Francisco Javier Doménech, la concejal de Cultura del Ayuntamiento de la capital, Marta Segarra; y, como no, el propio coleccionista conquense natural de Ribagorda.

¿Teléfonos antiguos del siglo pasado¿ ha sido el nombre elegido para esta peculiar exposición que permanecerá instalada hasta el 28 de enero y que muestra la evolución de la telefonía en nuestro país desde 1903 hasta la actualidad a través de la colección de Francisco Page, que iniciara allá por el año 1962 cuando le regalaron en Jerez de la Frontera un teléfono de hierro fabricado en 1920 por Standard Eléctrica, empresa de comunicaciones en la que estaba trabajando en esa época.

Afincado en Alicante, donde se casó y tuvo dos hijos, este conquense de 74 años de edad ha dedicado más de medio siglo de su vida a recabar esta colección, de la que, además de un teléfono de madera de 1903 y una centralita de Standard Eléctrica de 1904, destaca, sobre todo, el primer teléfono instalado en su pueblo natal, Ribagorda, y con el que mantuvo numerosas conversaciones con su madre, lo que le hace ser muy especial para él al formar parte de sus recuerdos.

El visitante de la exposición se va a encontrar con unos ochenta teléfonos fijos ¿entre los que hay un Ericsson sueco, un Bell belga y un Siemens alemán¿, cerca de un centenar de teléfonos móviles, una veintena de buscapersonas, dos grabadoras ¿una de ellas de cinta magnética y grandes dimensiones¿, una docena de teléfonos de campaña o militares anteriores a la Segunda Guerra Mundial, un pequeño laboratorio de comunicaciones, cinco centralitas telefónicas y diversos utensilios y herramientas específicas de comunicaciones.

En definitiva, una colección nada al uso, digna de contemplar y que, a buen seguro, no dejará a nadie indiferente, puesto que muchos de estos teléfonos han formado parte de la historia más reciente de nuestro país y, en consecuencia, de cada uno de nosotros.

lunes 14 de enero de 2019  -  lunes 28 de enero de 2019
10:05h  -  11:05h